7 nov. 2015

El aceite de Chía, lo nuevo en cosmética natural

Las semillas, la harina y el aceite de Chía ya se han ganado un lugar en la alimentación natural  por su contenido en Omega 3. Indicado para prevenir enfermedades cardiovasculares, reforzar el sistema nervioso y regularizar el tránsito intestinal. Su contenido de omega 3, supera en diez veces más al del salmón.

Recomendado por la Organización Mundial de la Salud, el aceite de Chía debería estar presente en la dieta de adultos como mínimo 1,5 g de omega 3 diario, lo que equivale a una cucharada de chía.

Actualmente está tomando un papel protagónico en la cosmética ya que es un ácido graso que nutre y humecta rápidamente; ideal para pieles secas y resquebrajadas.

Por su alto contenido en tocoferoles y fitoesteroles, el aceite de chía es un descubrimiento importante para la cosmética natural. Combina acciones, anti-inflamatorias, calmantes, anti-alérgicas, antioxidantes.

El aceite de chía como ingrediente principal en cremas, emulsiones y serum nos permite beneficiarnos de su contenido en ácidos grasos y vitamina E, combinación perfecta e indispensable para pieles secas e irritadas.

En pieles avejentadas, en aceite de chía va a aportar flexibilidad a la piel y atenuara el aspecto de las arrugas.

El aceite de Chía y las semillas contienen vitamina B3 y Zinc por lo que son también útiles en personas con piel acnéica e inflamada. Ayudará a calmar la piel.

La capacidad hidrofílica de las semillas de Chía  y su aceite ayudara a mantener la hidratación de la piel.

En cosmética natural estará indicado en pieles delicadas, reactivas, pieles de mujeres en premenopausia y menopausia.

Crema para pieles irritadas

Fase oleosa

15 grs. de aceite de chía
  5 grs. de manteca de Karite
  5 grs. de cera lanette

Fase acuosa

50 grs. de agua destilada
25 grs. de hidrolato de manzanilla

Fase de complementos

30 gotas de extracto de avena

Procedimiento

Colocar en un bol a baño maría la manteca, la cera y el aceite de Chía. En otro recipiente repetir la operación colocando los ingredientes de la fase acuosa. Una vez tengan temperaturas parecidas. Volcar la fase acuosa sobre la oleosa. Mezclar con un batidor una vez se haya logrado la emulsión colocar las gotas de extracto de avena. Colocar en un bote de cristal oscuro, para preservar por más tiempo las propiedades. Conservar en un sitio fresco o refrigerador.

Gladys Gómez Flores
Terapeuta de Reiki, naturópata especializada en cosmética natural y oriental.


BIBLIOGRAFÍA: “Cosméticos: Formulación, preparación y aplicación” Simmons, John B. Editor Antonio Madrid Vicente. Año 1999