16 ene. 2011

Tres fórmulas para hacer jabón líquido en casa

En muchas ocasiones la industria cosmética se vale de varios nombres para denominar un mismo producto. Así es el marketing señores, las leyes de la mercadotecnia, con el único fin de generar consumo, lo que incrementa sus ganancias. Y nosotros pagamos varias veces un mismo cosmético.
A continuación ofreceré tres fórmulas de jabón líquido para hacer en casa, fáciles, sin gastar mucho dinerito y beneficioso para la salud de nuestra piel.

A principio de siglo, y para la mayoría de la gente, el único "champú" que existía era el jabón, ese que hacían las abuelas para aprovechar las grasas y aceites usados. Los avances en la química y el desarrollo de la industria cosmética fueron llevando al mercado diferentes productos para el uso de distintas partes del cuerpo: champúes, geles de baño, jabones líquidos, para la higiene íntima y tanto más. Pues ahora haremos tres fórmulas que se adaptarán a la parte del cuerpo a la que se aplique.

Primera fórmula

Para la elaboración de este producto utilizaremos un subproducto del aceite de coco, conocido comercialmente con su nombre técnico: Tegobetaína de coco L7, o simplemente betaína de coco. Es mucho menos agresivo que el Lauril éter sulfato de sodio, el detergente que se suele usar en las fórmulas de los champúes convencionales. El aceite de coco contiene en su interior sustancias espumantes y desinfectantes. En laboratorio, la tegobetaína se obtiene extrayendo el elemento graso y dejando sólo las propiedades espumante y suavizante del aceite de coco.

Fórmula magistral: 3/4 partes de agua destilada o infusión + 1/4 parte de Tegobetaína de coco.

Ejemplo para 100 ml. de jabón líquido, gel de baño o champú :

75 ml de agua destilada o infusión de manzanilla
25 ml. de Tegobetaína de coco
10 gotas de aceite esencial de lavanda (opcional)

Segunda fórmula

Reciclando sobrantes de jabón para hacer un jabón líquido casero, se puede ir adaptando de acuerdo a tus gustos personales o a los tipos de jabones que vayas a emplear como base. Lo puedes usar en la lavadora y en el lavavajillas, si utilizas como base el jabón tradicional de la abuela. O lo puedes hacer para el tocador, si partes de un jabón de Castilla.

Ingredientes

1 litro de agua (destilada, de manantial, de grifo)
250 grs. de sobrantes de jabón

Procedimiento

Vierte el agua en un recipiente enlozado o de acero inoxidable (no uses ni aluminio ni cobre, ya que al calentarse pueden producir impurezas que irían a parar al jabón).
Añade el jabón rallado, llévalo a baño maría revolviendo constantemente con una cuchara de madera para que se diluya. Importante: NO DEBE HERVIR.
Una vez frío verás que toma una consistencia viscosa. Si se solidifica mucho, ayúdate de una batidora para que se haga líquido, adquirirá un color blanco perlado precioso!!!
En este punto ya lo puedes embotellar. Si lo has hecho con el jabón de la abuela, ya esta listo para ser usado. Ahora, si lo que has utilizado es un jabón de Castilla, puedes agregarle color y la esencia aromática que más te guste. ¡¡¡Y voilà!!! Jabón líquido para el lavabo, la ducha y el baño!!!

Tercera fórmula

La mayoría de los jabones que se elaboran de forma artesanal contienen sosa cáustica. Son bien tolerados por la piel y no producen reacciones adversas (dermatitis, eccema, descamaciones), como en el caso de los jabones de fabricación industrial, pero hay personas que por su extrema sensibilidad dérmica necesitan un jabón natural de hierbas.

Saponaria officinalis es el nombre científico de la planta conocida popularmente como "hierba jabonera". De hecho, su nombre proviene de su capacidad para hacer jabón, debido a su alto contenido en glucósidos, que al contacto con el agua producen espuma.
Las propiedades saponinas no solo se hallan en la raíz de la Saponaria, el ginseng, la alfalfa, el aloe vera y la yuca, entre otras. El jabón que obtendremos será un jabón líquido, lo cual no afectará su poder limpiador.

Jabón de hierbas

Ingredientes:

1 ltr. de agua
50 grs. de raíz de saponaria officinalis
25 grs. de hojas de salvia
25 grs. de hojas de romero
25 grs. de hojas de abrótano

Disponer las plantas en un bote de cristal. LLevar el agua a ebullición y vertir sobres las hierbas. Tapar y dejar reposar 45 minutos o hasta que se enfríe. Colar y colocar en un envase dispensador.

Pon en práctica éstas recetas y obtendrás productos adaptables y libres de los detergentes que suelen dejar nuestra piel reseca. Asegurarás tu higiene, son más ecológicos, además de ser una manera de modernizar la presentación del jabón artesanal.

Gladys Gómez Flores
Terapeuta de Reiki -Quiromasajista- Fisioesteticista -Linfoterapeuta

Fuente: www.botanical-online.com

“Jabones líquidos” de Catherine Failor
Año de edición: 2001
Plaza edición: BARCELONA