16 nov. 2010

La bardana: una aliada contra la ictiosis

Se denomina Ictiosis a un conjunto de enfermedades de la piel que se caracterizan por dar a la epidermis una apariencia escamosa.
En ocasiones se forman escamas grandes separadas por fisuras, mientras que en otras, la piel es sumamente frágil y puede desprenderse con sólo tocarla.

El nombre ictiosis deriva del griego ichtys, que significa pez, haciendo referencia al aspecto de la piel de estas enfermedades, con las escamas de un pez.

Las ictiosis: vulgar, hereditaria y adquirida:

La ictiosis vulgar es el tipo más frecuente de ictiosis, y la padece el 30-40% de pacientes con dermatitis atópica.

Las ictiosis hereditarias son raras, afectan a 1 de cada 2000/6000 hombres. Las portadoras son las mujeres, pero los que enferman son los hijos varones. Por lo general aparecen durante la infancia y se mantienen de por vida, siendo frecuentemente formas de afectación leve y que tienden a mejorar durante los meses de verano, aunque también pueden existir algunas formas clínicas muy severas.

Las ictiosis adquiridas aparecen asociadas a otras enfermedades, sobre todo renales y pueden comenzar en cualquier época de la vida, pueden constituir una manifestación precoz de algunas enfermedades sistémicas (lepra, hipotiroidismo, linfoma, SIDA).

Tratamiento

Por ser un trastorno de tipo crónico, su único tratamiento hasta ahora es mantener la hidratación de la piel, por ello lo habitual es recetar cremas tópicas.

Fuente: AsIc Asociación Española de Ictiosis

La bardana

Popularmente conocida como "hierba de los tiñosos", aludiendo claramente a su acción terapéutica en las afecciones de la piel.
Planta herbácea, de aspecto rústico, con flores espinosas de tonos purpúreos o rojo-violáceos.
Crece de forma silvestre y en regiones templadas. Es habitual verla en vertederos, terraplenes, al borde de caminos, matorrales y en las proximidades de zonas habitadas. Su cultivo se realiza, especialmente, por sus raíces, que presentan un gran interés terapéutico en el tratamiento de los trastornos de la piel.
Depurativo por excelencia, su uso como medicina es muy antiguo. En Europa se ha usado principalmente en las afecciones del tracto genitourinario. En China se utilizan las semillas como remedio eficaz para los resfríos. Y en Japón con las raíces se hacen sabrosas ensaladas.

Poco utilizada en tratamientos de la piel, es -no obstante- muy útil en afecciones cutáneas. La bardana posee principios activos antibacterianos y antisépticos que actúan sobre los microorganismos de la piel. Normaliza el porcentaje de azúcar en la sangre, lo que la hace eficaz contra el acné. Su acción estimulante sobre la producción de la bilis y su efecto diurético explican su papel como depurativo.
Su raíz es la parte que tiene más principios activos aprovechables medicinalmente; posee hasta 0,2% de aceites esenciales (el aceite oleum bardanae tiene fama de estimular el crecimiento del cabello), inulina entre un 27 y 45%, taninos, mucílago, sustancias antimicrobianas y bacteriostáticas (tiene propiedades bactericidas y antibióticas -estafilococo dorado, estreptococo-), y otros variados componentes. También es una buena alternativa en los dolores reumáticos y en aquellos producidos por cálculos biliares y diabetes.
En oriente se la considera estimulante del sistema nervioso y vigorizante sexual.

Precauciones: Embarazadas (podría tener efecto abortivo), estados anémicos, escalofríos crónicos.

Cosmética a base de bardana

Jabón terapéutico a la bardana.

250 grs. Barra de glicerina.
2 ml. Extracto de bardana.

Cortar en cubitos la barra de glicerina. Derretirla a baño maría. Cuando la glicerina esté líquida se le agregan los 2 ml de extracto de bardana. Colocar la preparación en moldes. Obtendrán 3 jabones de 80 grs. aproximadamente

Champú de bardana

75 ml de decocción de bardana
25 ml de tegobetaína de coco
5 gotas de aceite esencial de lavanda
3 gotas de salvia esclarea
2 gotas de aceite esencial enebro (en invierno) o menta (en verano)

Primero se mezclan la decocción de bardana con la tegobetaína de coco, se le añaden los aceites esenciales. Para mejor acción antiinflamatoria una cucharada de aceite de caléndula. O si lo que pretendes es mayor acción humectante, aceite de almendras. Para darle cuerpo al champú agregar media cucharadita de pectina de manzana.

Leche corporal

60 grs. de infusión de bardana (hojas, flores)
10 grs. de aceite de jojoba
10 grs. de aceite de caléndula
40 grs. de aceite de almendras
2 grs. de manteca de karité
2 grs. de cera de abeja
1 gr. de bórax

Crema facial

75 grs. de infusión de bardana
10 grs. de aceite de caléndula
10 grs. de aceite de germen de trigo
5 grs. cera lanette pulcra N
5 gotas aceite esencial manzanilla romana
3 gotas aceite esencial semillas de zanahoria
2 gotas aceite esencial de mirra


Procedimiento: (es el mismo en el caso de la leche corporal y la crema facial)


1º En cazo A, coloca los pedazos o gránulos de los ingredientes sólidos (cera de abeja, aceites, mantecas). Ponlos a fuego lento hasta que se hayan derretido. Temperatura de trabajo 40/50 ºC.

2º En un cazo B, vierte la infusión de bardana y añade el bórax (conservante y emulsionante natural) y disuélvelo con una cuchara. Calentar a la temperatura de trabajo 40/50 ºC.

3º Vierte el cazo A en el cazo B

4º Mezcla removiendo bien. Se puede utilizar batidora eléctrica si es mucha cantidad.

5º Añade el aceite esencial y mezcla nuevamente.

6º Pon la crema en tarros pequeños de cristal antes de que se enfríe. Pega una etiqueta con el nombre de la crema, ingredientes y fecha.

Esta es una serie de cosméticos naturales, para mejorar el aspecto de la piel de la persona con Ictiosis. Nos hemos centrado en la utilización de la bardana, por sus propiedades terapéuticas. Estos productos se pueden hacer en casa y nos costarán muy poquito dinero. Su eficacia no está garantizada, ya que en este tipo de enfermedades influyen muchos los hábitos y costumbres, y estos varían en cada paciente. Es por ello que cada ictiósico debe encontrar el paliativo que mejor se adapta a su tipo y grado de Ictiosis.

Gladys Gómez Flores
Terapeuta de Reiki – Quiromasajista – Fisioestéticista - Linfoterapeuta